Barranco Vallfiguera

El barranco vallfiguera, situado al sur del núcleo urbano. Topónimo de claro origen catalán, es pronunciado popularmente como "falfiguera" o "folfiguera" y pese a su nombre no hay muchas higueras en su recorrido, pero claro quien sabe como estaría en el siglo XIV que es cuando le pusieron el nombre. Hasta hace unos pocos años existía en el camino hacia allí una gran higuera con una copa impresionante pero supongo que el incendio del 94 debió acabar con ella.

vallfiguera

Esta es una foto tomada desde el castillo, en la que se puede apreciar por que de pequeño me parecía un volcán. Aluciné mucho cuando descubrí la entrada al "volcán" y otro tanto cuando pasé por la salida.

Por dentro del barranco pasa, lo que antiguamente se llamaba, la vereda de Castilla o el camino al cerro negro. Actualmente, se ha acondicionado para la práctica del senderismo, existiendo también otro camino que va a parar a los corrales de Don Adón.

Vallfiguera vista desde el castillo

Nada mas entrar en el barranco, por la parte de arriba, se encuentran los restos de lo que debió ser una torre de vigía o una calera (existe otra pequeña torre de vigía en la otra parte de la montaña). Seguramente se construiría allí por la proximidad a la frontera con Castilla. Si estáis interesados en verla, lo tendréis un poco difícil ya que está tapada por la vegetación.

Gran parte de la magía de este paraje se entiende cuando se accede a la zona que alberga las pinturas rupestres. Están situadas en un lugar de acceso algo complicado, por lo que se puede explicar como han podido perdurar hasta nuestros días. Antes de llegar a las pinturas, se encuentra una cueva que probablemente albergaría a "nuestros" antepasados, pero como casi todos los recursos en Chulilla, ha sido aprovechada al máximo y supongo que hasta hace sólo unas décadas se utilizaba como resguardo para el rebaño, destrozando de esa forma los vestigios que pudieran quedar.

Pinturas rupestres de Chulilla

El camino en sí no tiene dificultad. Si después de pasar las pinturas rupestres seguís por el camino enseguida entraréis en el término municipal de Sot de Chera. Desde ahí podéis llegar a la fuente del fetge, un bonito paraje donde parar a almorzar o merendar en espera de la vuelta.

Si cogéis el camino que baja al barranco y luego asciende para salir de él llegaréis a los antiguos corrales de Don Adón donde hay alguna carrasca y se observa las casas del pueblo de Chulilla en la lejanía. Si se sigue más o menos a mano derecha se coge otra vez la senda principal para acceder a las pinturas rupestres pero en sentido hacia Chulilla dando de esa forma una especie de círculo