La ruta de los puentes colgantes de Chulilla

La ruta de los puentes colgantes de Chulilla o ruta de los pantaneros comienza en la zona conocida como los calderones, situada al norte de la población valenciana de Chulilla.

Si venís desde Losa del Obispo se verán coches aparcados en la parte izquierda donde hay un parking como a 1 km antes de llegar al pueblo cuando comienza una dura subida al altico. Si venís desde Chulilla, una vez pasada la subida del altico vereís el mismo parking y el inicio de la ruta de los puentes colgantes.

ruta puentes colgantes chulilla

Hay gente que no quiere gastar la suela de las zapatillas y aparcan en la rambla de Losa cuando se junta con la carretera que va al embalse de Loriguilla.

Otra forma de acceder a la ruta es río arriba desde el pantano de Loriguilla e ir descendiendo hasta completar el recorrido.

Hay otro acceso, pero es mucho más complicado y eso daría para escribir una ruta entera.

Debido a la gran afluencia de público sobretodo los días festivos se procedió a cobrar una tasa por persona de un euro excepto a los empadronados en Chulilla, los menores de 10 años y los mayores de 65 años. Entre semana el acceso es gratuito.

Hay que respetar el medio ambiente y tristemente mucha gente no está habituada a no interaccionar con el medio y aunque son casos aislados tal cuantía de excursionistas siempre lleva asociado un incremento de las basuras depositadas por la zona. El ayuntamiento de Chulilla y su oficina de turismo puede ofrecer información directa sobre este y otros menesteres en el teléfono 961657001 y correo electrónico info@chulilla.es

La ruta de los puentes colgantes o senda de los pantaneros tiene su origen en los trabajadores que se lojaban en Chulilla e iban a trabajar a las obras de construcción del embalse de Loriguilla. La zona entre Chulilla y Loriguilla no es precisamente plana como podréis ver. Había que dar un buen rodeo para ir y volver. Para mejorar las condicioness laborales se pensó en la construcción de varios puentes. Uno fijo más cercano a la presa y uno colgante más cercano a Chulilla.

El río Turia ha ido formando a través de los milenios estos maravillosos cañones por los que pasan sus aguas. Así, cada cierto tiempo, se produce alguna riada que acaba transformando el territorio. En la gran riada de 1957 que acabó inundando la ciudad de Valencia también se llevó por delante el puente fijo. No tengo datos del puente colgante. Yo diría que por desuso se iría cayendo poco a poco. Al final, solo se conservaba un cable de acero que conectaba con el otro lado justo donde ahora se encuentra el primer puente. Alguien muy osado podía pasar al otro lado pues el cable parecía estar en buen estado. Yo mismo estuve barajando esa opción. No lo hice y aún sigo vivo.

Cuando el ayuntamiento volvió a construir los puentes usó cables nuevos. No temáis por ello. El viejo cable que había permanecido en pie durante más de 50 años fue desechado.

Las hoces del río Turia y los calderones son famosos por la gran altura que se alcanzan en algunos puntos respecto al río Turia (Guadalaviar) superior a los 100 metros en muchos puntos, pero el puente que está situado más alto solo está 15 metros por encima del río.

El cañón del Turia justo en la ruta de los pantaneros es un entorno que antes estaba muy aislado y ello era aprovechado por la fauna como refugio anti humanos. Yo mismo ví un buho real en esos cinglos. No sé si este tipo de fauna seguirá viviendo por allí. Lo que si hay son truchas y nutrias que son difíciles de ver. También hay muchos escaladores que vienen de numerosos países europeos.

Esta ruta senderista es especialmente bonita y en la actualidad es una de las más visitadas de la comunidad valenciana.

Es una ruta sencilla que se puede realizar en familia. Si os apetece andar unos kilometros más podéis hacer una ruta circular que da la vuelta por detrás de Chulilla subiendo al pantano de Loriguilla en dirección al barranco vallfiguera l izquierda para llegar otra vez a Chulilla. Esta ruta circular ya requiere cierta planificación (agua, comida, calzado,..) ya que son 16 km y son aproximadamnte entre 4 y 6 horas dependiendo del ritmo de marcha. OLtra opción es seguir andando hacia el pantano y volver desde allí esto serían unas 2 o 3 horas solamente.

La gran mayoría de la gente no hace la ruta circular sino que está un rato por la zona de los puentes y se vuelve al coche. En hacer ese trayecto tan corto se tarda muy poco. Alrededor de una hora.

Al finalizar la ruta no os olvidéis de ir a la panadería del pueblo y comprar un reguiño, mantecados, torticas de almendra, cocotecs,… y en la carnicería las morcillas de arroz (mejores que las de Burgos).